jueves, 29 de abril de 2010

¿Vas a seguir siendo fuerte?

- ¿Te puedo hacer una pregunta?
- Claro.
- ¿Podré seguir siendo fuerte?
- ¿Por qué me lo preguntas?
- Porque siento que sin ti se me van las fuerzas. Siento que si no estas a mi lado, me cuesta respirar. Siento que si estás lejos perderemos nuestra amistad. Siento que si no me miras, soy inesixtente. Siento que si nos separamos, me desvaneceré en el tiempo.
- ¿Por qué piensas todo eso?
- Porque es lo que pasa en estos casos... La distancia lo hace todo más difícil. Con el paso del tiempo acabará extendiéndose. Tengo miedo.
- No has de tenerlo. Solo has de pensar que pase lo que pase estoy a unos pocos kilómetros de ti. Que pase lo que pase, estoy aquí junto a ti. No hace falta que mires muy lejos. ¿Vas a seguir siendo fuerte?
- Si.

Se despide de ella con un beso en la frente y emprende su viaje. Una pregunta le ronda la cabeza. Ya está contestada.

martes, 20 de abril de 2010

Calbario

¿Cuantas lágrimas has derramado hoy? ¿Cuantos te quiero oíste ayer? ¿Cuantas falsas palabras has oído durante la semana? ¿Cuantas esperanzas perdidas has intentado conseguir estos meses? ¿Y cuantas mentiras has soportado todos los años de tu vida? Dejo estas preguntas suspendidas en el tiempo. Yo ya las he respondido. Ahora es tu turno.

Recuerdos




Los ojos es el espejo del alma, pero las fotografías son el espejo de todo lo vivido.

¿Te lo esperas?

Me tumbo y dejo que el sol acaricie todos los milímetros de mi piel. Mis pensamientos campan a sus anchas por mi cabeza dejándome solamente con mis recuerdos. Una sonrisa se escapa de mis labios. Cada segundo que transcurre se me hace más difícil volver a la realidad. Una fina y fresca brisa hace estremecerme. Recuerdo nuestra ultima conversación.

- Te pedí que no te fueras. Te rogué que te quedaras. Te dije el te quiero más sincero del mundo. Pero tu te fuste para cumplir tu sueño..

En realidad no le culpo de nada. Él ha hecho lo que le parece correcto. Me siento y cruzo las piernas como un indio y mi vista se claba en los más profundo del cielo. Sonrío. Me siento como una estrella colgada en lo más lejano del cielo. Pongo los brazos hacia atrás y me apoyo en ellos. Cierro los ojos y me dejo llevar. Fina y suave, una traicionera lágrima brota de las comisuras de mis ojos. Escucho como el viento atraviesa los arboles y llega hasta a mí. Algo seca la lágrima que instantes antes se expulsado de mi cuerpo. Cierro más fuertes los ojos y un sollozo reprimido por mi orgullo se ahoga en mi garganta.

- Me lo has pedido, lo voy a cumplir. Me lo has rogado, lo voy ha hacer. Me lo has dicho y solo puedo decir que yo también. Mi sueño no se cumple si tu no estás conmigo. Porque tu eres mi sueño. No dejes que nada nos separe porque si algo pasa entre nosotros, será como caer en un pozo del que nadie puede salir. Seremos dos almas perdidas que no se encuentran porque se chocan. No dejes que esto ocurra.

lunes, 12 de abril de 2010

jueves, 8 de abril de 2010

Grandes estupideces.

- Dejame, ¿quieres?
- Pero mira que eres cabezota.
- Y tu subnormal y no digo nada - dijo la chica mirandolo con una falsa sonrisa.
- Lo que tu quieras, pero hablemos como personas civilizadas - el chico se iba acercando a ella, pero ella, a su vez, retrocedia.
- Yo no quiero saber nada más de ti, ni de tus putas tonterias. ¿Me has entendido? Pues ala, adiós.
- Joder, dejame que me explique...
- ¡No quiero saber nada más de tí, gilipollas! - la chica notaba la pared crecer detreás de su espalda. Ahora el chico estaba más cerca de ella. No tenia escapatoria.
- Ahora, hablemos...
- Hablar, ¿hablar?, tu madre va ha hablar, no quiero que me vuelvas a dirigir la palabra para el resto de mi vida, que espero que sea poca - la chica cabreada con él, con el mundo, con ella misma, empieza a pegar el pecho del chico con los puños cerrados. Él, harto, la coge de las muñecas y las pone encima de su cabeza.
- Ahora no puedes hacer otra cosa que escucharme. Lo vas a hacer por las buenas o por las malas, pero lo vas ha hacer. - el chico estaba muy cerca de su cara. - No soporto que no me hables. No soporto que no me mires. No soporto que mires a otros chicos como me mirabas a mí. No soporto tenerte lejos. No soporto que cuando me doy cuenta de que estoy enamorado de tí, desaparezcas de mi vida. Me merezco todo lo que me has dicho y hecho, pero las personas no somos máquinas perfectas y yo el que menos, pero todo el mundo merece una oportunidad. Te voy a pedir que me la des. Si hace falta hago el ridiculo delante de todo el instituto, si hace falta delante del mundo entero, para que sepas que te amo. Que sin tí mi vida no es más que un tunel del que tarde o temprano llegas al final que es donde esta la luz de la oscuridad eterna. Mi vida sin tí es como un escritor desconocido, inexistente. Por eso y por muchas razones más quiero que me perdones, porque sin tí no soy nada. Porque tu me haces crecer, me haces ver el mundo de otro modo, me haces sentir espacial. Y la cosa que te estaré agradecido eternamente es que me has enseñado a querer. Eres parte de mi vida. Ahora no te puedes ir de ella. No lo soportaria. Por todo el discurso que te he dicho, quiero que te quedes. Que juntos formemos una familia. Juntos pasemos los minutos de cada día. Juntos envejezcamos y apuremos nuestros últimos minutos de nuestra vida juntos. Te amo.

La chica se quedo embelesada con el recital que el chico de sus sueños le habia dedicado. Nunca antes había visto tanto arrepentimiento en los ojos de alguien. Tanta culpavilidad y sinceridad. Era algo casi inospito. Él al ver que ella no reaccionaba, eliminó los pocos centimetros que separaban sus labios para juntarlos en un beso cariñoso. Ella, le siguió el beso y cuando lo que le apresaba las muñecas, las dejó libres, llevo sus manos al rostro del muchacho. Por la mejilla de ella bajaba una lágrima de felicidad. Nunca antes alguien le había dicho una palabras tan bonicas como aquellas. En ese momento no importaba nada de lo que había pasado entre ellos dos duranrte este tiempo. Se quieren, eso es lo que importa.

Tiempo. ¿Qué es el tiempo?

No quiero ver como poco a poco voy cayendo y perdiendome en lo más profundo de mi corazón roto. Son miradas que no puedo olvidar. Con cada sonrisa que me haces sacar de mis labios, me regalas un segundo de vida. Cunado quiero recordarte, no hago más que llorar. Se que algun dia volveremos a estar juntos, volveremos a ser la misma persona. Volveremos a vivir. Esperaré toda la eternidad. No tengas prisa. Para mi ya no corre el tiempo.

miércoles, 7 de abril de 2010

video WBMW. Disfrutarlo.

sábado, 3 de abril de 2010

Verdades calladas

Su vida canvió de la noche a la mañana sin remedio alguno. En pocas horas habia perdido a lo que mas queria en su vida.
Perdió a su mejor amigo, a su alma gemela, a su secreto amado. No llegó a decirle lo que sentia, le faltaron minutos, valor y palabras. Nunca se imaginó que le pasaria algo como eso. Nunca pensó en aquel instante, en el que ella estaba preparada, pero por una broma del destino se lo llevó.
Habian pasado muchos momentos juntos: risas, enfados, alegrias, tristezas, tonteria, buenas y malas noticias, que, por desgracia, ya no pasarian juntos.
Nunguno de los dos se merecia que su tiempo juntos durara tan poco. Ella pensaba que si le contaba lo que sentia por él, su amistad acabaria, por eso prefirio no decirle nada y seguir siendo amigos.
Un error.
Él, antes de morir, le dejó una carta explicandole todo: de como la echaria de menos, de que siempre estarian juntos, de que nada ni nadie los separaria y le confesó el gran secreto que nunca le dijo, el que estaba bien guardado bajo llave en su mente: que la amaba
Cuando la carta llegó a su poder y la leyó, un gran sonrisa se le escapó de los labios. Fue la primera vez , desde que pasó, que la vieron sonreir de esa manera.
Porque sabia que fuese donde fuese, hiciera lo que hiciera, él la estaria observando y queriendo como el primer dia que la vio entrar por la puerta de su clase, es chica abrió otra puerta mas importante en su vida: la puerta del corazón.

Dreaming

Estaba entre tus brazos. Oia tu corazon latiendo. Notaba tu respiracion pausada, calmada. Sentia tus besos en mis labios. De tus labios se escapó un te quiero. De mis labios se asomaba una sonrisita. Seguidamente me dijistes que siempre estariamos juntos y que nada ni nadie nos separaria. No me contení mas y me acerqué a sus labios. Cuando casi voy a besarlos, me despierto.
Miró a mi alrededor. Solo veo el sol entrar por la rendija de la ventana. Me encuentro entre las sabanas de mi cama. Sin querer de mis labios se escapa:

- Yo también te quiero.

Donde ya no pueda seguir

Llevo años intentado buscar cual fue mi error que me convirtió en lo que ahora soy. Meses han pasado desde que te vi por última vez en esa playa que ya está olvidada en la mente de todos. Aquella playa que nos vio, que nos resgurdó. Aquella playa que nos conoció. Siempre recordaré como pasó todo. Fue como una pelicula que la abanzaban rapido, sin que pudieras degustar ningún segundo. Quieres que aquel segundo que no pudiste ver quede refugiado en algún lugar de tu mente.
Nunca podré hacer justicia a la promesa que te hice. Lo que yo quiero es vivir. Prero gracias a tu recuerdo, ahora puedo ser imortal. No se si llegarás a leer estas linias que estoy escribirndo, pero lo único que quiero es que no me dejes caer nunca en el olvido de un pasado que no sé si existió. Ando sin nungún tipo de destino. Me guió por mis pies y mi alma. No quiero ser un prototipo de la vida de ahora. No quiero destacar en nada. Quiero llegar donde ya no pueda seguir y allí dejarme vencer sin que nadie me lo impida. Mi mente te imagina, pero mi corazón me dice basta. Se que sigues en algún lugar de este planeta enamorando y creando inquietud a cada paso que das. Ahora solo me queda esperar y seguir los pasos perdidos que han quedado a merced del viento. Alguien los volverá ha hacer. Alguien volverá a vivir nuestro mundo. Alguien seguirá nuestros pasos. Alguien voloverá ha cometer nuestros errores. Estas última linias van dirigidas a todas aquella personas que seguirán. Equivocarse es de sabios, no arriesgar nada es de cobardes.


Tu compañera de viaje:

La mujer de viento.